Fundamentos de Roslyn

Fundamentos de Roslyn, el servicio de compilación de .NET de Microsoft


Fundamentos de Roslyn

De todas las novedades que.NET ha incorporado a lo largo de los años una de las que más me ha llamado la atención ha sido Roslyn por la forma en que rediseña el modo de comunicarnos con los compiladores y los nuevos servicios que nos ofrece.

Roslyn ya lleva unos años con nosotros, de hecho, su primera versión se podía descargar como extensión de Visual Studio 2010 SP 1 a partir de Octubre del 2011 aunque no fue hasta el 2012 cuando se consideró la API completa para el desarrollo de compiladores. Por último, en el Build 2014 Microsoft liberó el proyecto Roslyn como open source y lanzó la integración con Visual Studio 2013. A partir de ese momento otras compañías como Xamarin comenzaron a adoptar esta tecnología para sus propias herramientas.

El propio Anders Hejlsberg en el Build 2011 introducía Roslyn como un proyecto a largo plazo y definía un compilador clásico como una caja negra en la que se introducía código fuente y se obtenía código objeto. Roslyn sin embargo se define como un 'servicio de compilación ' aunque debemos entender aquí 'servicio ' como API y no como una especie de 'compilación en la nube ' o SaaS. Es decir, Roslyn nos ofrece una serie de métodos para acceder al proceso de compilación y al código fuente.

Pero ¿para qué nos interesan estos servicios de compilación ? ¿para qué romper la estructura de caja negra de un compilador y ofrecérsela a los desarrolladores ? Es simple, para facilitar su trabajo.

Quizá no nos demos cuenta pero muchas de las herramientas que empleamos diariamente en nuestros editores están íntimamente relacionadas con los procesos de compilación. Sin ir más lejos, el propio Intellisense accede al código fuente para mostrarnos las variables o las propiedades y métodos de un objeto (de ahí el molesto 'Se está construyendo aún la información de la librería ' que aparece de vez en cuando) o para subrayarnos en rojo los errores sintácticos.

Pero tenemos más herramientas que acceden al código fuente y que interpretan este código: los analizadores estáticos, las herramientas de análisis de métricas de código, las ventanas de explorador de clases, la búsqueda de referencias, CodeLens e incluso herramientas externas como ReSharper o NDepend leen el código fuente que estamos escribiendo para ofrecernos su ayuda.

Hasta la aparición de Roslyn si queríamos hacer alguna extensión como por ejemplo un documentador, debíamos escribir nuestro propio intérprete o parser de código fuente. Con Roslyn podemos simplemente acceder a sus servicios, de hecho, escribir un analizador de código simple con Roslyn no nos llevará más de unos cientos de líneas (pueden leer un ejemplo en Use Roslyn to Write a Live Code Analyzer for Your API ).

Pero Roslyn nos ofrece otras funcionalidades como generar el código de una aplicación y compilarlo en ejecución sin tener que recurrir a Emit , ejecutar C # como script del mismo modo que la nueva consola de REPL (Read -Eval -Print -Loop) de Visual Studio 2015 Update 1 transformando C # en un lenguaje dinámico como Python o traducir código de un lenguaje a otro como C # a Visual Basic o viceversa. Además, al separar el compilador en servicios nos abre posibilidades como generación de nuevos lenguajes para.NET o incluso la tan comentada compilación a código nativo de estos últimos meses.

En próximos artículos veremos cómo sacar partido de Roslyn y algunas de las posibilidades que nos ofrece.

Páginas relacionadas